Somos Fukushima.

No vamos a renunciar a Fukushima.

La luz de Fukushima, las nubes de Tohoku, la historia, las vidas,

la bondad de corazón, los padres y madres, el río Abukuma, un abrir y cerrar de las estrellas, las sonrisas de los niños,

... creemos que en todos esos "Fukushimas".

3.11. Con el fin de aprovechar "Fukushimas" de nuevo desde ese día,

que se unen en el mediado de agosto para hacer una declaración ante el mundo.

No vamos a renunciar a nuestros sueños, no vamos a renunciar a nosotros mismos, no vamos a renunciar a Fukushima, no vamos a renunciar a Japón.

Veamos hasta el cielo azul de Fukushima.

Para la luz y las nubes y las vidas.

Para el padre cielo.

Para la madre tierra.

En los campos de Fukushima,

En el recinto de Fukushima,

de los latidos del corazón de Fukushima,

para usted,

lo estaremos esperando.

 

Ryoichi Wago

translation Naoki Matsuyama